PRP capilar

Como ya comentábamos en anteriores artículos, el PRP capilar consiste en extraer sangre del paciente para que, a partir de ella, se consiga plasma sanguíneo rico en plaquetas mediante su centrifugación. A partir de ahí, esta selección de componentes nutritivos para el cabello se inyecta para conseguir una serie de resultados en el cabello. Sin embargo, ¿Qué información útil se puede continuar arrojando en torno a esta innovación de la medicina capilar?

¿Para qué sirve el PRP capilar?

Ante todo, cabe decir que se trata de un tratamiento de bioestimulación. El folículo piloso en los casos de principio de alopecia se encuentra inactivo debido, entre otras causas, a la mala circulación sanguínea y transporte de nutrientes. El PRP lo que consigue es que regrese la actividad al folículo. De este modo, proliferarán más vasos sanguíneos en torno al cuero cabelludo así como componentes esenciales como el colágeno o la elastina. Todo ello, trae consigo un aumento de la densidad capilar y la aparición de nuevo pelo.

¿Cuántas sesiones de PRP capilar son necesarias?

Se trata de un tratamiento que debe guardar una mínima regularidad. En el primer año, lo recomendable es efectuar el proceso una vez cada cuatro meses. A partir de ahí, en los años posteriores deberá realizarse al menos una vez cada doce meses para mantener los resultados. Los efectos deseados tardarán entre 3 y 6 meses en comenzar a presentarse.

Se trata de un procedimiento muy innovador, poco invasivo y sin necesidad de pasar por un periodo postoperatorio. Bastará con preservar la zona tratada de algunos agentes externos como el sol durante algunos días. No obstante, si usted padece alopecia avanzada plenamente visible, la recomendación óptima es que combine el PRP capilar con el microinjerto con técnica FUE. ¿A qué espera para poner en marcha su plan contra la caída del cabello? Solicita información sin compromiso para efectuar su diagnóstico online.

Deja un comentario