microinjerto de cabello

El microinjerto de cabello es la solución actual más eficiente frente a la alopecia. Millones de personas en todo el mundo han comprobado que este tratamiento mediante la técnica FUE es seguro, no necesita de un postoperatorio y sus resultados son asombrosos para recuperar el pelo perdido. Sin embargo, para someterse a esta intervención hay que contar con los profesionales adecuados. Especialistas de prestigio que lleven a cabo correctamente los procedimientos y cuenten con una experiencia y conocimiento demostrable. De lo contrario, ¿A qué peligros puede exponerse el paciente?

 

Injertos mal situados

A la hora de efectuar un microinjerto de cabello hay que tener en cuenta todos los detalles que intervienen en la zona de destino. Tanto la dirección del cabello como la densidad que se necesita, así como las zonas naturalmente despobladas. A menudo en clínicas de baja cualificación algunos pacientes han encontrado resultados decepcionantes como líneas de crecimiento demasiado rectas, injertos por debajo del nacimiento natural del pelo o zonas insuficientemente trasplantadas que hacen el tratamiento sea totalmente infructuoso.

Problemas epiteliales

Cuando encontramos pacientes que se han sometido a un microinjerto de cabello con profesionales de dudosa categoría, a veces presentan problemas en la superficie de la piel de la cabeza. En este sentido, es posible presentar alguna infección de los folículos pilosos. Esto trae consigo la formación de pequeños granos. En este punto también hay que hacer referencia a la salud de la zona donante. Ya que si no se trata como es debido durante y después de la intervención, los resultados pueden llegar a ser irreversibles presentando una calvicie antinatural en dicha zona a consecuencia de haber recolectado más unidades foliculares de las que son aconsejables.

Estudio posterior y vigilancia

También forma parte de los problemas que tienen que ver con confiar en manos equivocadas. El injerto capilar con técnica FUE, aparte de un estudio minucioso realizado con anterioridad al tratamiento, también exige una vigilancia posterior para supervisar que los resultados son satisfactorios y que no existan complicaciones. De este modo, un especialista adecuado continuará evaluando los progresos de su paciente y determinará qué hacer para solucionar cualquier contratiempo en los meses siguientes. Así conseguirá solucionarlos y hacer que el tratamiento siga su curso de manera de forma apropiada.

 

Por todas estas razones y para evitar malas experiencias y repercusiones, es estrictamente necesario acudir a profesionales y clínicas acreditadas y especializadas de cara a someterte al microinjerto de cabello.

Deja un comentario