zona donante

A menudo, gran parte de las respuestas y aclaraciones que se realizan sobre un trasplante de pelo se explican en torno a la zona que se desea poblar. Sus plazos de recuperación, el postoperatorio, el número de folículos, cuánto tarda en crecer el pelo… Sin embargo, mucha gente se pregunta también qué ocurre con la zona donante. Esa parte de la cabeza generalmente situada en la zona de atrás de donde se extraen los folículos que después se injertan en las partes con menos densidad de cabello.

 

El proceso

Dentro del procedimiento para realizar un injerto capilar mediante la técnica FUE, los folículos se extraen uno a uno de la zona donante para implantarlos allá donde el paciente presente su pérdida de cabello. Esta técnica difiere bastante de la técnica FUSS en la cual si existe intervención quirúrgica al extraer una banda epitelial completa con sus pertinentes unidades de pelo. Por ello, el procedimiento FUE es mucho menos agresivo e invasivo.

¿Se recupera la zona donante?

Esta es la gran pregunta. Las unidades de la parte donde se obtienen sí se recuperan, pero no en su totalidad. La mayor parte del pelo con el tiempo acaba reparándose. Sin embargo, en este sentido hay que tener en cuenta detalles muy importantes. Y es que no todo el mundo es apto para un trasplante capilar. Si un paciente presenta una parte teóricamente donante en la cual haya muy poca cantidad y calidad de pelo, no será apto para proceder a la intervención. Esto se debe a que no se le podrían retirar suficientes unidades de calidad de la parte donante como para que el injerto prospere como es debido.

 

Por ello, antes de someterse a cualquier técnica de injerto capilar, hay que revisar con un especialista el estado de la zona donante para ver si la viabilidad de este proceso. Sin embargo, una vez que tú poseas una densidad de cabello de calidad en dichas zonas, el trasplante de cabello es la mejor solución para poner fin a tus problemas de alopecia.

Deja un comentario