La pérdida de cabello en mujeres

Normalmente, cuando se habla de alopecia, existe la tendencia reduccionista de generalizarla como un problema de índole masculina. Nada más lejos de la realidad. La pérdida de cabello en mujeres es un fenómeno cada vez más común en nuestra sociedad. Además, se manifiesta por motivos hormonales que se traducen en procesos más complejos que los de los hombres (a priori). Repasamos algunos de estos supuestos y posibles soluciones.

 

El postparto y la pérdida de cabello en mujeres

Se trata de algo muy habitual. Casi la mitad de las mujeres pasan por una intensa caída de pelo durante el primer trimestre después del parto. La tipología capilar de cada persona influye mucho en si finalmente se produce. El motivo en sí de que sucedan estos acontecimientos radica en que, durante el embarazo, los cambios hormonales que se efectúan en el cuerpo de la mujer (sobre todo mediante las hormonas propias de la placenta) hacen que los folículos capilares sufran una segregación sebácea mucho mayor. Sin embargo, la caída no se produce durante el propio embarazo por el alto grado de estrógenos que la embarazada produce.

Estrés

Como en el caso de los hombres, la ansiedad y el estrés acumulado también es un factor que produce pérdida de cabello en mujeres. Durante las últimas décadas este problema se ha venido igualando entre personas de ambos géneros debido a la incorporación (de manera masiva y decisiva) femenina en el mundo laboral y la adopción de hábitos de vida que hasta los años 70’s eran propios de la población masculina. Bajo estas razones, el estrés provoca un debilitamiento capilar paulatino y una producción masiva de la hormona ACTH. Debido a ello, comienzan los problemas de alopecia.

¿Soluciones?

Sin embargo, la medicina capilar está muy avanzada de cara a controlar y solucionar estos problemas. Los tratamientos con PRP son capaces de regenerar los tejidos. Por extensión, los folículos pilosos también reciben los nutrientes sanguíneos necesarios para fortalecer y revitalizar el cabello. De este modo, hace que goce de una mayor densidad. Cabe decir que esta técnica también es efectiva para parar su caída.

 

Teniendo cuenta todos los aspectos aquí mencionados, la pérdida de cabello en mujeres es una realidad no menos natural que en hombres. A pesar de sus distintos motivos (en ocasiones específicas), los centros de salud capilar incorporan tratamientos igualmente eficientes para combatirla. Es cuestión de informarse y dirigirse a un buen profesional, eliminar el tabú que supone en estos casos solicitar ayuda y animarse a solucionar el problema. No dejes que la pérdida de pelo se convierta en un problema, toma medidas.

Deja un comentario