Así es el postoperatorio del injerto capilar

Leyendas negativas sobre el postoperatorio del injerto capilar

Acerca de las distintas técnicas del trasplante de cabello se ha especulado mucho. Se trata de una práctica dentro de la medicina estética cada vez más demandada en base a que, por fin, la información recibida por los pacientes potenciales es acorde a la realidad. Sin embargo, no siempre ha sido así. El miedo existente por parte de las personas interesadas en tratar su alopecia residía en las consecuencias de la intervención. Por ello, en este artículo podrás desmontar algunas falacias populares sobre el postoperatorio del injerto capilar.

Infecciones

Quizá sea el estigma más extendido. Con una atención profesional y una higiene acorde a las necesidades de la propia intervención, no hay razón por la cual los folículos deban infectarse. No obstante, el paciente debe asegurarse de acudir a un centro debidamente titulado, regulado y autorizado para realizar los implantes.

El pelo trasplantado caerá también

Cada folículo capilar contiene su propia información genética. De este modo, un folículo de la zona occipital no dispone la misma información que los de la parte parietal. Así pues, el cabello injertado no caería jamás como el que poblaba anteriormente esa zona puesto que goza de un tiempo vital distinto.

Resultados inmediatos

Seguro que alguna vez habrás escuchado aquella historia de la persona que inmediatamente después de realizar su trasplante de cabello ya lucía un peinado estupendo. Imposible. El postoperatorio del injerto capilar requiere sus plazos. Comúnmente, los primeros resultados efectivos y satisfactorios llegan después de que los folículos se hayan adherido adecuadamente a su nuevo emplazamiento. Este proceso se completa en torno a los seis u ocho meses.

Dolores insufribles

Otra leyenda. La técnica FUE, método más demandado y avanzado, implica extraer las unidades foliculares de manera individual. Sin separar tejido epitelial de la cabeza ni tener que realizar ningún tipo de sutura. Del mismo modo, aparte de ser indolora también cabe decir que no deja cicatriz alguna.

Te trastorna la vida

¿Algo de reposo es sinónimo de interrumpir la vida normal de una persona? Como en todas las pequeñas intervenciones, es conveniente tomar algunos días de descanso para que los folículos se ajusten bien a su nuevo hábitat. No obstante, durante el postoperatorio del injerto capilar la vida vuelve a la normalidad a los pocos días.

 

Una vez desmentidos los asuntos anteriores, lo que sí debe quedar claro es que, para someterse a un tratamiento de este tipo, hay que ponerse en manos de profesionales contrastados. El postoperatorio del injerto capilar debe llevarse con paciencia, reposo y, efectivamente, mucho cuidado. Sin embargo, conviene estar en contacto con los doctores para continuar con la supervisión de los avances. Toda vez que se tengan en cuenta estas pautas, las técnicas de microinjerto de cabello son, a día de hoy, las más eficaces para solucionar los problemas de alopecia.

Deja un comentario